Mazunte y como casi fuimos homeless

Si te gustó compartilo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Mazunte fue parte del trip que hice por México con Jonykar y El Turco, y que arrancó por el DF.   Fue uno de los lugares que más nos gustó y  en donde pasamos la noche de año nuevo del 2014.

  Se trata de un pueblito “hippie” en la costa del Pacífico mexicano, más precisamente en el Estado de Oaxaca, y que tiene un “no se que” que te hace quererlo.
Llegamos desde Puerto Escondido luego de pasar un día como dice la canción de Charly: Yendo de la cama al baño*.

  • Nota del editor:

            Enano corrector- La canción es “Yendo de la cama al living”

            Yo- ¿Para que voy a ir al living si ando con problemas estomacales?

             Enano corrector – Entonces no tiene que ver con la canción.

             Yo- Pero hay otra canción que se llama “promesas sobre el bidet

             Enano corrector – ¿Y ustedes hacían promesas?

             Yo – Prometimos no tomar mas agua contaminada!

 

Mazunte es un lugar fantástico, el clima en su invierno ronda los 30 grados, con sol todos los días. La temperatura del mar es perfecta para refrescarse y hasta tiene olas para no aburrirse dentro del agua. Hay barcitos sobre la playa para tomar o comer algo y disfrutar de un gran día.

Otro punto a favor para Mazunte, que no es menor, son sus atardeceres…si caminas un poco y recorres un camino de subidas y bajadas, llegas a Punta Cometa, EL lugar para ver el atardecer. La gente aplaude cuando termina de caer el sol! Te dan ganas de abrazarlos a todos.

Atardecer en Mazunte
Atardecer en Punta Cometa. Aplaudan amargos!

En fin…el  micro desde Puerto Escondido nos dejó en la estación de Pochutla, desde ahí había que tomarse el colectivo a Mazunte. Lo que para nosotros es un medio de transporte alargado y con asientos, para ellos es una especie de camioneta con un toldo en él que  la gente se va metiendo, o, si tenés tanta suerte como yo, vas colgado agarrándote de algún caño, haciendo equilibrio para no caerte. Pero todo es parte de la aventura.

Colectivo Mazunte
El famoso “colectivo”de Mazunte

Llegamos a Mazunte y luego de alguna discusión con la gente de la posada donde habíamos alquilado una habitación ( que aparentemente habían sobre alquilado), dejamos las cosas y nos fuimos a la playa.

Si bien durante el día estuvo todo perfecto nuestra aventura con los dueños del lugar donde  alquilamos habitación merece otro capitulo. Habíamos acordado que nos iban a poner un catre  para que pudiéramos dormir tres en la habitación, cosa que iban a hacer mientras estábamos en la playa. Pero, ya se imaginarán, cuando llegamos el catre no estaba, así que amablemente, les solicitamos si lo podían poner.

Pasadas ya un par de horas, caía la noche y seguía faltándonos un lugar para que pudieramos dormir todos “cómodamente”, por lo que ya sin mucha paciencia, bajé a pedir que lo trajeran. Sin embargo, la respuesta de la señora mayor, dueña del lugar, fue que nos tenía que cobrar más y blablabla. El “blablabla” fue porque no escuche más lo que dijo y empecé a gritar que lo necesitábamos. Esa pelea concluyó en que finalmente nos ponían el catre pero, al día siguiente, teníamos que dejar la habitación.

Si bien yo tenía razón (como casi siempre ocurre), era un 30 de diciembre e íbamos a ser homeless para fin de año. Esa noche aprovechamos para ahogar nuestras preocupaciones en la mezcalería con unos amigos mexicanos que hicimos en el viaje.

El panorama no era alentador, sin embargo cuando los planes fallan ocurren cosas fantásticas. Me acerque a un hostel cercano, el dueño resultó ser un argentino que pese a ser muy copado no tenía lugar disponible…fue entonces cuando apareció Waldo, nuestro salvador. Waldo tenía una casa libre que nos alquiló para la noche del 31 de diciembre.

Waldo
Manuscrito de Waldo avisandonos que nos esperaba en la casa

 

Estábamos en Mazunte, era fin de año y teníamos nuestra propia casa. Éramos los fuckin reyes del mundo!Así que invitamos a algunos amigos a casa a comer pizza y  a brindar. Después nos fuimos a una gran fiesta de fin de año que se hacia en la playa.

Brindis en Mazunte
Brindis de fin de año en nuestra casa

Más allá de los problemas habitacionales que tuvimos, Mazunte es el lugar que siempre recomiendo de México. Por su clima que es siempre excelente, las playas hermosas y la vida muy tranquila. Si estas planeando algún itinerario por México, yo lo pondría sin dudas entre los lugares que no se pueden dejar de visitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.