Viajar vs. comprar (Que elegis?)

Si te gustó compartilo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Si bien siempre lo sospeché, hace poco el enano investigador corresponsal del Blog, al que mandamos a viajar por el mundo en busca de noticias relevantes, nos envió un cuervo mensajero con un informe de la Universidad de San Francisco que concluye en que “Las experiencias de vida nos brindan mas felicidad que comprar cosas materiales”.

Para llevar a cabo este estudio, se hizo una encuesta a un grupo de personas, antes y después de realizar determinadas compras. Antes de hacer la compra, los encuestados contestaron que la experiencia de vida era probable que los hiciera más felices, pero que la compra de un bien material, le destinaría un mejor uso a su dinero. Sin embargo, luego de la compra, los encuestados señalaron que en realidad la experiencia de vida no solo los había hecho más felices, sino que le asignaron a esta un mayor valor.

En otra etapa del experimento se separó a los sujetos en dos grupos. Al primer grupo se le pidió que use su dinero priorizando la felicidad y al segundo, priorizando el valor. Los del primer grupo utilizaron su dinero en experiencias, mientras los del segundo, compraron bienes materiales.

Esto se debe a que nos cuesta mucho darle valor a lo que vivimos. Un auto cuesta “x” pesos…pero, ¿cómo calculamos cuánto vale el recuerdo de la primera vez que vimos una ciudad que nos emocionó? ¿O de cuándo nos bañamos en el mar de alguna isla paradisíaca?

viajar hobbit

La vida es acerca de recuerdos, no de diamantes

Pensalo así: al final de tu vida, ¿vas a valorar que podes mandar tus últimos mensajes de Whatsapp desde el último Iphone que salió al mercado, ¿ó tener una vida llena de recuerdos, experiencias, lugares y personas que conociste?

En el estudio de los amigos de San Francisco también se explica cómo los bienes materiales pierden su valor sentimental con el paso del tiempo. ¿Te acordás del pantalón que está en el armario hace dos meses y te había encantado al momento de comprarlo?

La felicidad que nos produce comprar algo dura hasta que nos adaptamos a tenerla. Entonces, sentimos la necesidad de comprar otra cosa para ser felices (hola shopaholics). Los recuerdos y las anécdotas duran para siempre. ¿Cuántas veces contamos las mismas anécdotas con una sonrisa? En mi caso algunas se van volviendo más graciosas e interesantes con el tiempo. Y si tenés buena imaginación y ganas de escribir hasta se pueden transformar en un Blog.

Viajar, la fábrica de recuerdos

Conocer un lugar nuevo es la forma más efectiva de tener experiencias de vida. El Dalai Lama dijo:

“Una vez al año ve a un lugar en el que nunca hayas estado”

Así que desde acá te recomiendo que sigas los consejos de la universidad de San Francisco y del Dalai Lama. Viaja, conoce, sorprendete, viví!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.